Cultura

Nada es para siempre, lo único constante es el cambio

Antes pensaba que el defecto que más me molestaba era aferrarme demasiado a las cosas, mejor dicho, a las personas, pero ahora lo entiendo, somos seres humanos, no robots que pueden reprogramarse para desprenderse de la gente que pasa por nuestra vida.

Todos le tenemos miedo a nuestro primer empleo, personalmente, inició ese miedo desde que decidí estudiar la carrera de Ciencias de la Comunicación, la mayoría te dice “¿de qué vas a vivir?”, “mejor estudia otra cosa”…en mi caso escuche comentarios tipo “eres demasiado introvertida, esa carrera no es para ti”.

En la universidad, las opiniones de los profesores y compañeros te hacen reflexionar, sobre si vale la pena continuar el camino que elegiste o cambiarlo. El ambiente puede ser difícil, no le vas a caer bien a todos, ni todos te van a caer bien, los maestros te exigen y te hacen llorar en las exposiciones, exhibiéndote ante los demás. Te tienes que desvelar para entregar un proyecto en tiempo y forma, las envidias siempre estarán presentes; pero también está la parte buena, metes materias con tus amigos para convivir con ellos, o estás a punto de dar de baja una materia de la que te arrepientes haber metido, pero la dejas porque el chico que te interesa se encuentra en esa clase (aunque este último te haga sentir mal, porque hiciste equipo con él, el trabajo no salió bien y el maestro los regaño). Los profesores que creías estrictos e insoportables, te felicitan cuando haces algo bien, la maestra de diseño de la información te dice que la comunicación visual es tu fuerte, agradeces el haber trabajado en equipo con personas que no te caen bien, porque aprendes a ser tolerante, paciente, pero lo más importante, escuchar las opiniones de los demás, esto último es algo que aún me cuesta pero intento poner en práctica.

El mundo laboral es similar.

Recuerdo una conversación que tuve con un chico de la universidad, él me dijo lo siguiente:

La verdad me caías mal, te la pasas publicando toda tu vida en redes sociales, en mi inicio solo veo tus estados, por eso te deje de seguir.

En su momento su comentario me lastimo, me sentí como un freak  y como una persona arrogante, de inmediato pensé que eso era un defecto muy grave, que debía corregir de inmediato, pero con el tiempo aprendí que tus mayores defectos puedes transformarlos en increíbles cualidades ¿Adivinen en qué consistió mi primer empleo formal? ¡Community Manager!  

Y de aquella persona introvertida que todos veían en mí ¿Adivinen quién resulto ser buena para las ventas y atención a clientes?

En la escuela está la chica con mala reputación, que a nadie le cae bien porque tiene un carácter y una actitud difícil, de la que hasta los profes hablan mal, jamás imaginarías que en esa chica encontrarías la amistad más sincera e incondicional que aún existe. En el entorno laboral te toparás con una persona muy similar.

¿Te acuerdas del chico, al cual intentabas acercarte en la Facultad pero no sabías cómo hacerlo? En el trabajo habrá un chico que te interesará, al que te dará pena hablarle, y lo más viable será mandarle una felicitación por su cumpleaños mediante la cuenta de comunicados oficiales de la empresa, con el pretexto de que de ahora en adelante se le enviará una felicitación de cumpleaños personalizada a cada uno de los empleados.

Tienes la ventaja de canalizar de manera positiva todas tus frustraciones en  redes sociales, pero ya no en las personales, ahora en las de la empresa. Es satisfactorio ver como la frase que te motivo le ha hecho el día a una o a mil personas.

Dicen que cada persona que pasa por nuestra vida es única, deja un poco de sí y se lleva un poco de nosotros, y C2 deja mucho en mí, más de lo que yo dejó en ella.

Una frase que me marco en un momento de crisis existencial fue “Nada es para siempre, lo único constante es el cambio”, por eso el título de esta reflexión. Pasas demasiado tiempo en un lugar, pero nunca te imaginas que tarde o temprano tienes que dejarlo para crecer.

No sé como terminar esta columna, solo me queda agradecer a los hermanos Rosas Goiz el haberme dado mi primera oportunidad laboral, principalmente al Abogado Rosendo, por haberle permitido a esta millenial, aficionada de los cómics, encargarse de la comunicación corporativa de la firma Rosas Goiz y Asociados.

Hasta pronto

Alyna

Alyna Cruz Ramírez

Community Manager at La Comunidad del Conocimiento
Licenciada en Comunicación, animalista de corazón. Fotógrafa novata. Amo el cine y todo lo relacionado al género de terror 😉
Alyna Cruz Ramírez
Licenciada en Comunicación, animalista de corazón. Fotógrafa novata. Amo el cine y todo lo relacionado al género de terror ;)
https://www.behance.net/alyna_alyx3395

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *