Rosendo Rosas

Obedézcase y no se cumpla

Me encuentro estudiando la licenciatura en Derecho, ahora me toca estudiar la materia de Derecho de Amparo y como todas las materias comienzas por los Antecedentes históricos. Me llamó mucho la atención que desde época de la Colonia, ya existía esta figura del amparo no como lo conocemos ahora, pero me llama la atención que en el Derecho Colonial existía el concepto “Obedézcase y no se cumpla.”

Cuándo leí esta frase solo pude pensar en la “Contabilidad electrónica”, tema de interés para todos los que tenemos una empresa, tal parece que este tipo de concepto es nuevo y provocará problemas enormes en el desarrollo de los negocios en México. Para mí resulta tan cotidiano este término ya que desde hace varios años en nuestra práctica profesional hemos realizado este tipo de contabilidad.

No comprendo por que esa inquietud por querer bloquear esta iniciativa, que a fin de cuentas tal vez sería la cereza del pastel para las autoridades fiscales, entiendo la inquietud de todos por cumplir esta norma. Encuentro ahora infinidad de comentarios sobre la interposición de amparos en contra de esta disposición, me surge a mi la pregunta de por que querer parar esta iniciativa en la última instancia, si no queríamos que esta situación ocurriera se debió haber parado desde nuestros legisladores, no esperar hasta el último momento con la última alternativa que nos queda para tratar de frenar una norma que seguramente entrará en vigor.

En el supuesto que los amparos se ganaran en contra de la contabilidad administrativa ¿qué se ganaría?, ¿no presentar una forma más? Actualmente estamos inmersos en una serie de formatos y formas que presentamos a la autoridad y que considero le dan más información a la Autoridad Fiscal que la misma contabilidad electrónica.

El Impuesto sobre la renta grava el ingreso de las personas Físicas y Morales, ¿qué me dicen de las DIOT? ¿De la facturación electrónica? Desde hace ya algún tiempo se han venido presentando de manera “electrónica” estas declaraciones, alimentando con información a la maquinaria de la autoridad, al final solo cruza las bases de datos y obtiene el resultado deseado. No creo que hubiera habido tanta propuesta de amparos en contra de las declaraciones electrónicas o de la misma facturación electrónica.

Actualmente la información que ya aportamos al SAT, es un libro abierto para la fiscalización. Nuestros ingresos y gastos van y vienen en esta carretera de la información, que es lo que faltaría de aportar ¿las inversiones?, ¿las deudas?, ¿las depreciaciones?, creo que con la información que actualmente cuenta la autoridad tiene elementos suficientes para lograr una correcta fiscalización.

Como decía algún expositor en alguna conferencia, “Yo creo que el verdadero error de la autoridad no es imponer la contabilidad electrónica, se alega mucho la falta de capacidad de los contribuyentes para poder presentar la información por medios electrónicos. El verdadero error de la autoridad fue no haberlo hecho en el WhatsApp, así cumpliríamos todos.”

Hasta la próxima.
twitterbird@RROSASG

Rosendo Rosas Goiz
Sígueme

Rosendo Rosas Goiz

13 veces IRONMAN 70.3, maratonista, amante de los perros. Fundador de la Comunidad del Conocimiento A.C. Maestro y especialista en Derecho Fiscal, Contador Público Certificado y Abogado.
Rosendo Rosas Goiz
Sígueme

Latest posts by Rosendo Rosas Goiz (see all)

Rosendo Rosas Goiz
13 veces IRONMAN 70.3, maratonista, amante de los perros. Fundador de la Comunidad del Conocimiento A.C. Maestro y especialista en Derecho Fiscal, Contador Público Certificado y Abogado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *