Derecho Rosendo Rosas

Tu destino está en otra parte.

Hace apenas dos semanas en Cozumel me encontraba debatiéndome entre la persistencia y el desánimo, mientras participaba en una prueba de triatlón que se llama IRONMAN 70.3, no soy supersticioso, pero era mi número 13.

No soy bueno en el Triatón, no soy rápido en la bicicleta, no corro a un paso decoroso y eso afecta mi ego, cuando entreno para llegar a la competencia mi ego está desecho y admitir que soy tan malo, es admitir que no soy bueno en todo,  veo a los demás triatletas como me rebasan en los entrenamientos y también el día de la competencia, es cuando entiendo que siempre hay personas mejores que tú.

A mis 48 años podría dejar de practicar esta disciplina que me hace en muchos momentos sentir muy mal, pero me he preguntado ¿por qué me sucede eso?, pues eso me sucede por que a veces pienso que soy un  “fulano de tal”, y eso de ser el último en un deporte afecta mi ego, de una manera tan desalmada   que  a veces mientras pedaleo no solo ruedan las llantas, también ruedan las de Remi (para los que no nacieron en esa época es una lagrimita),

Pero sentirme tan mal, al final me hace sentir tan bien, me hace consciente de mis limitaciones, mis carencias, mis miedos, pero también saca a flote mis sentimientos de persistencia, de lucha, de honor y coraje.  Atesoro cada momento de desgracia y bienestar. Saben, en esas pruebas que duran tanto se conjugan para mi dos sentimientos antagónicos, el cielo de cruzar la meta, contra el infierno de estar 7horas con 20 minutos luchando contra mis limitaciones, al final solo lucho por no ser el último y lo logro. ¿Qué sentirán los que quieren ganar y no consiguen su meta? Para fortalecer tu autoestima ¿Tú haces actividades que quebrantan tu ego haciéndote sentir tan mal?

Buscando respuestas, encontré en una fracción del libro “la columna de Hierro” donde a Marco Tulio Cicerón le conforta su Maestro por no ser un poeta como  él quisiera, a mi me confortan esas líneas por que tampoco soy el Triatleta que quisiera ser y dice así:

Me gustaría escribir poesias como Homero -dijo Marco- Pues escribe poesías para tu propia satisfacción. -Contestó Arquías- Tu destino está en otra parte.

Así que cada que cruzo esa meta lo hago para mi propia satisfacción, por que se que mi destino está en otra parte.

Hasta la próxima.

Rosendo Rosas Goiz
Sígueme

Rosendo Rosas Goiz

Esposo y padre de familia, 12 veces IRONMAN 70.3, maratonista, amante de los perros. Fundador de la Comunidad del Conocimiento A.C. Maestro y especialista en Derecho Fiscal, Contador Público Certificado y Abogado.
Rosendo Rosas Goiz
Sígueme

Últimos posts por Rosendo Rosas Goiz (ver todos)

Rosendo Rosas Goiz
Esposo y padre de familia, 12 veces IRONMAN 70.3, maratonista, amante de los perros. Fundador de la Comunidad del Conocimiento A.C. Maestro y especialista en Derecho Fiscal, Contador Público Certificado y Abogado.
http://chendiux.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *